9 diciembre, 2019
cultivo de calçots

Cultivo de calçots

El pasado viernes tal como os informamos en nuestro anterior post de calçots, dedicamos nuestra tarde del viernes al cultivo de calçots. Tal como os comentamos, los calçots para llegar a ser calçots, debe pasar por 2 fases, una primera fase, en la que cultivamos la cebolla, tal como os contamos en nuestro anterior post, calçots, y una vez cultivada, se cosecha y se deja secar durante 2-3 semanas, para después  seguir  con el cultivo de calçots, que es lo que os contaremos hoy.

El pasado viernes pues, decidimos cultivar lo que seran calçots, para ello una semana antes, es decir a finales del mes de agosto, preparamos bien la tierra para que nos quede bien esponjosa ya que será la mejor cama para nuestros calçots. Hemos pasado el tractor ya que la tierra lleva algunos meses después de la siembra de patatas, ajetes, y zanahorias, sin trabajar y necesita un trabajo a conciencia. Para ello hemos empezado con quitar la maleza, que tan rápidamente se apodera de la tierra,  de los márgenes y del bancal con la ayuda del escardillo y con ayuda del tractor la hemos labrado y alisado.

 El viernes 7 de septiembre día que sembramos los calçots hemos vuelto a pasar el tractor para que la tierra quede bien esponjosa. Hemos decidido que haremos ristras a lo largo del bancal con la moto azada, para que así la siembra se haga más rápida y sencilla. Los surcos tendrán una distancia entre sí aproximada de entre 30 y 40 cm, así cuando dentro de unas 3-4 semanas que hayan grillado las cebollas podremos calzarlas con la moto azada, de manera que nos resultará tarea más fácil y rápida.

cultivo de calçots

Como la tierra está ligeramente seca, regaremos bien el surco ya que las lluvias en este periodo han sido realmente escasas, y una vez regado todo el surco, hemos colocado las cebollas con la raíz hacia abajo y las hemos repartido unos 20cm de distancia para después calzarlos. No debemos cubrirlas con tierra, tienen que quedar en el surco y sin tierra que le cubra, será más adelante con el calzado. Nos han salido unas 200 cebollas. Así que si todo va bien dispondremos de un buen excedente de calçots. No os hemos comentado nada sobre el abono de la tierra y es que esta vez hemos pensado que en vez de abonar la tierra con estiércol y removerla con el tractor o moto azada, hemos optado por una vez tenemos colocadas las cebollas esparcimos un poco de estiércol en el espacio entremedio y a esperar a que crezcan los “grillos” para irlas calzándolas con la motoazada. Os iremos informando paso a paso de su evolución y del calzado de los calçots.

cultivo de calçots

cristina

Soy Cristina, y desde hace un tiempo, disfruto en mis ratos libres contando en el blog, recetas de cocina fáciles y curiosidades en general del huerto y la vida al aire libre. Mi gran meta la autosuficiencia. Cristina

Ver todas las entradas de cristina →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *